Correo Electrónico Contraseña
Registrarse |  ¿Olvidó su contraseña?




 

El pago de obligaciones dinerarias como modo de extinguir obligaciones. Modalidades de pago del contrato estatal. Diferencia entre contrato a precio global y a precios unitarios.
By: System Administrator on mircoles, junio 2

“Existen distintas modalidades de pago del valor del contrato: a precio global, a precios unitarios, por administración delegada, reembolso de gastos y pago de honorarios. Aunque no están previstas de forma expresa en la Ley 80 de 1993 a diferencia del Decreto 222 de 1983, permiten cuantificar los costos de las obras o servicios necesarios para la ejecución del contrato (art. 24, ordinal 5º. Literal c).

 

Contrato a precio global

Contrato a precios unitarios.

“Los contratos de obra por precio global son aquellos en los que el contratista, a cambio de las prestaciones a que se compromete, obtiene como remuneración una suma fija. En estos, el contratista es el único responsable de la vinculación de personal, de la elaboración de subcontratos y de la obtención de materiales”.

En este tipo de contratos se entienden incluidos todos los costos, directos e indirectos, en los que incurra el contratista y, por ende, en principio no origina el reconocimiento de obras adicionales o mayores cantidades de obra no contempladas.  

“En el contrato a precios unitarios, la forma de pago es por unidades o cantidades de obra y el valor corresponde al que resulta de multiplicar las cantidades de obras ejecutadas por el precio de cada una de ellas”.

 

 En este tipo de contratos, toda cantidad mayor o adicional a la ordenada y autorizada por la entidad contratante debe ser reconocida en la liquidación del contrato.

En este tipo de contratos, la mayor cantidad de obra ejecutada es aquella que fue contratada pero que su estimativo inicial fue sobrepasado durante la ejecución, así, la prestación debida se prolonga sin modificación alguna al objeto contractual.

En las dos modalidades, advirtió la Sala, el contratista puede reclamar por hechos que a su juicio desequilibre en la ecuación financiera del contrato.

 

Las obras adicionales o complementarias son actividades no previstas en el contrato y que se requieren para la obtención y cumplimiento de su objeto contractual. Por ello, su reconocimiento supone la suscripción de un contrato adicional o modificatorio. el reconocimiento de mayores cantidades de obra u obras adicionales o complementarias, exige haber sido previamente autorizadas y recibidas a satisfacción por la entidad contratante, mediante actas y contratos modificatorios o adicionales, según el caso.

Luego de analizar las pruebas del proceso, la sala concluyó que, aunque el contrato fue pactado a precios unitarios, dichas pruebas no permitían colegir que se hayan realizado mayores cantidades de obra a las pactadas o que se hayan impartido autorizaciones en tal sentido por el representante legal del departamento o el interventor en el evento de haber estado facultado para ello.

En efecto, la sala advirtió que no se aportaron cuentas de cobro, debidamente aprobadas por el interventor, sobre las obras cuyo pago se pretendía y tampoco actas de recibo parcial de obra por mayores cantidades debidamente suscritas por el contratista y el interventor, “facturas con los debidos soportes o documentos contables sobre erogaciones mayores en virtud de la obra contratada”.

Por lo anterior la sala confirmó la sentencia al considerar que no se acreditaron mayores cantidades de obra a las contenidas en el acta final de recibo de obras elaborada por el interventor y la entidad contratante.

Reajuste de precios.

Ahora, frente al reajuste de precios, la sala recordó que esta medida “busca impedir que las variaciones de los factores que son determinantes en el precio, por fenómenos económicos como la inflación o el aumento de costos, afecten el equilibrio económico del contrato. por ello es usual pactar fórmulas actuariales que permitan ajustar los precios iniciales, con fundamento en las variaciones de sus componentes en el mercado, para que correspondan a la realidad de los costos en el momento de ejecución de las prestaciones a cargo del contratista.

 

La ausencia de pacto de cláusula de reajuste no impide que el contratista reclame vía judicial la actualización de los precios. En este evento, el afectado deberá acreditar la variación negativa de precios y la incidencia de esta variación en su ecuación de costos”.

Frente a este punto, la sala indicó que la entidad demandante “realizó los ajustes de precios del contrato y que al proceso no se allegó ninguna prueba técnica para demostrar un error en las actas de reajuste de precios, derivadas, por ejemplo, de una aplicación indebida de fórmula de reajuste pactada, o yerros en los valores que los soportan, tampoco se probó una variación negativa de los costos distinta a los contenidos en las actas de reajuste y de existir, sí la misma tuvo impacto en los componentes del precio unitario, que permita una liquidación diferente a la calculada en aplicación de la fórmula prevista en el contrato”.

El pago de obligaciones dinerarias como modo de extinguir obligaciones.

“Según el artículo 1625 del Código Civil, el pago es 1 de los modos de extinguir las obligaciones. el pago es, además, la prestación de lo que se debe (Art. 1626 CC). este debe hacerse conforme al tenor de la obligación (Art. 1627 CC) además, el pago debe comprender los intereses e indemnizaciones que se deben (Art. 1642 CC)”. Cuando el incumplimiento del pago se produce (mora) existe un daño que se debe reparar.

Para las obligaciones dinerarias, basta que el acreedor acredite el incumplimiento para que se genere el deber de reparar el perjuicio derivado de la mora (1608 CC). Esa misma norma determina el momento a partir del cual se incurre en ella de acuerdo con las siguientes reglas:

(i) Cuando el deudor no ha cumplido la obligación dentro del término estipulado; salvo que la ley, en casos especiales exija que se requiera al deudor para constituirlo en mora;

(ii) cuando la cosa no ha podido ser dada o ejecutada sino dentro de cierto tiempo y el de autor lo ha dejado pasar sin darla o ejecutarla

(iii) en los demás casos cuando el deudor ha sido judicialmente reconvenido por el acreedor.

En este caso, la sala concluyó que quedó acreditado que la entidad demandante no pagó las sumas correspondientes a las mayores cantidades de obra y reajustes de precio que debía al contratante colocación de la ejecución del contrato, por tanto, en la sentencia procedió a condenar por intereses moratorios (Art 1608 CC). para el cálculo del interés se tuvo en cuenta los siguientes parámetros:

Capital: el capital sobre el cual se calcularon los intereses fue el correspondiente a los pagos pendientes por reajuste de precios y mayores cantidades de obra.

Momento a partir del cual se cansaron los intereses. Indicó la sala que como no fue posible determinar el plazo o condición a cuyo vencimiento se debieron pagar las actas de reajuste y final de recibo de obra por no estar fechadas ni tener certeza sobre si se surtió el trámite en los términos del contrato para su pago, el momento para determinar la Mora será el día en que se notificó la demanda de reconvención en los términos del numeral 3 del artículo 1608 del Código Civil y 90 del código de procedimiento civil.

Tasa de interés aplicable. Se indicó en la sentencia que ante la falta de pacto de las partes sobre la tasa de interés de Mora, se aplicó la prevista en el artículo 4.8 de la ley 80 de 1993, es decir, el doble del interés legal civil sobre el valor histórico actualizado.

En este punto, La sala aclaró que la acumulación de actualización del capital y la condena por intereses moratorios, solo es posible cuando los intereses que se pagan son las legales del artículo 1617 del Código Civil, pues si se trata de los comerciales, la fórmula actuarial para su cálculo tiene en cuenta el componente inflacionario. Así mismo, deberá tenerse en cuenta la tasa de interés vigente al momento de la infracción, esto es, el incumplimiento del contrato (numeral dos del artículo 38 de la ley 157 de 1887).

Indexación. Recordó la sala que la indexación de la suma correspondiente al valor no pagado de un contrato, constituye un procedimiento mediante el cual se actualiza una obligación de dar una suma de dinero, sí entre el día en que se hizo exigible la obligación y el momento del pago, se redujo la capacidad adquisitiva de la moneda. la indexación responde al fenómeno de la devaluación de la moneda por efectos inflacionarios, que imponen el reajuste, con el propósito de garantizar la reparación integral del daño. Con independencia de la conducta de las partes frente al trámite liquidatorio, lo cierto es que la indexación debe ordenarse por constituir el pago del valor real del contrato, dada la pérdida adquisitiva de la moneda. Consejo de Estado. El pago de obligaciones dinerarias como modo de extinguir obligaciones. Modalidades de pago del contrato estatal. Diferencia entre contrato a precio global y a precios unitarios.

Go Back