Correo Electrónico Contraseña
Registrarse |  ¿Olvidó su contraseña?




 

CONTRATO DE OBRA A PRECIOS UNITARIOS – Inclusión del componente de administración, imprevistos y utilidad en los precios ofertados. Debe revisarse el pliego de condiciones para determinar si deben inc
By: System Administrator on mircoles, abril 7

CONTRATO DE OBRA A PRECIOS UNITARIOS – Inclusión del componente de administración, imprevistos y utilidad en los precios ofertados. Debe revisarse el pliego de condiciones para determinar si deben incluirse o no.

Este primer problema gira en torno al cumplimiento de dos reglas legales: “el pago se hará bajo todos respectos en conformidad al tenor de la obligación[1] y “el deudor no puede obligar al acreedor a que reciba por partes lo que se le deba, salvo el caso de convención contraria[2].

La apelante fundó su inconformidad en que el IDU pagó las actas 2, 3 y 4 sumando el AIU del 19%, lo cual, a su juicio, denotó una aceptación de la obligación. Sin embargo, de este hecho no se sigue que la entidad hubiera asumido, en los términos referidos por la demandante, esa prestación. Como ha dicho la jurisprudencia, el principio de respeto por los actos propios, que tiene un carácter subsidiario, cede en aquellos casos en que el comportamiento aparentemente contradictorio obedece a la intención razonable de adecuar la conducta a las reglas del contrato[3]. Si así no fuera, la acción para repetir un pago hecho por error no existiría (CC., art. 2313) y el principio se llevaría al extremo de obligar al interesado a agravar su situación patrimonial, no obstante su propósito de corregir.

Como ya se vio, según lo establecido en la cláusula 4ª del contrato y en el pliego de condiciones, el IDU no se obligó a pagar el AIU en adición al valor resultante de multiplicar las cantidades de obra por los precios unitarios ofertados. Desde la etapa precontractual e, incluso, al momento de celebración del contrato, era claro que ese componente debía ser considerado por el proponente a la hora de calcular tales precios y que era con base en éstos que se remunerarían las labores que se comprometió a ejecutar. En esas condiciones, entender lo contrario supondría realizar un doble pago por un mismo concepto; además, implicaría entender modificado ese elemento del contrato sin que hubiere mediado un acuerdo escrito, cuya existencia no se alegó ni se probó en el proceso[4]”.

“En efecto, si se entendiera que la Unión Temporal podía definir ex post que los precios ofertados solo remuneraban los costos directos, se llegaría a la conclusión de que tenía patente de corso para modificar su oferta y recibir un 19% (el AIU) adicional por cada ítem de obra. Esta lectura atenta contra los principios de intangibilidad de la propuesta, selección objetiva e igualdad entre los proponentes.  

En resumen, a diferencia de lo sostenido por la apelante, el IDU no tenía la obligación de pagar el AIU en adición al producto de multiplicar las cantidades informadas en las actas por los precios unitarios ofertados”.

[1] Código Civil, art. 1627.
 

[2] Código Civil, art. 1649.

[3] Al respecto, la Corte de Suprema de Justicia ha sostenido: “Ciertamente, existen condiciones o circunstancias que aconsejan e, inclusive, imponen, la variación de comportamientos precedentes. Hay hipótesis en donde es el propio ordenamiento el que autoriza apartarse de la proyección generada a partir de los actos realizados antecedentemente, por lo que, sin duda, variar de conducta y sustraerse o distanciarse de las líneas demarcadas durante un período suficiente para haber generado en el cocontratante algún grado de confianza o la creación de expectativas, no resulta dañino ni deviene atentatorio de la teoría que se comenta (…) Agrégase, en procura de enriquecer de argumentos este aparte, la hipótesis de no poca ocurrencia, como es la incursión de errores en diferentes campos y, por ahí mismo, evocando la teoría mencionada, vivificándola de manera permanente e inmodificable, de modo que el individuo inmerso en tal situación no podría sustraerse de lo ejecutado en el pasado, pues contrariaría aquellos postulados del acto propio. Tal situación, por supuesto, resulta repelida por el sentido común, pues sería tanto como obligar al individuo a que permanezca en el error, no obstante su propósito de corregir”. Cfr. Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Civil. Sentencia del 24 de enero de 2011. Exp. 2001-00457-01. M.P Pedro Octavio Munar Cadena. 

[4] En virtud del carácter solemne de los contratos estatales (Ley 80 de 1993, arts. 39 y 41), la modificación de sus cláusulas debe hacerse por escrito. Consejo de Estado. Contrato de obra a precios unitarios. AIU. Multas. Caducidad. Facultades exorbitantes. 

Go Back