Correo Electrónico Contraseña
Registrarse |  ¿Olvidó su contraseña?




 

Contrato con régimen privado. Equilibrio de la ecuación financiera. Contrato conmutativo.
By: System Administrator on martes, abril 6

Contrato bilateral. Conmutatividad del contrato. Contrato con régimen privado.

“El tribunal fundamentó la condena señalando que los contratos bilaterales debían ser conmutativos en el sentido de que las prestaciones de las partes debían ser equivalentes y que en ellos la Contratante tenía la obligación de <<preservar la conmutatividad del contrato>>”. (…).

“De la definición de los contratos onerosos y conmutativos del artículo 1498 del Código Civil, de acuerdo con el cual en tales contratos <<cada una de las partes se obliga a dar o hacer una cosa que se mira como equivalente a lo que la otra parte debe dar o hacer a su vez>>, no puede deducirse que en ellos deba existir un equilibrio objetivo entre las prestaciones de las partes;  la falta de equivalencia en las prestaciones de un contrato bilateral y oneroso, solo genera su invalidez en los casos excepcionales en los cuales la ley consagra la nulidad por lesión enorme; y la revisión por imprevisión no ataña al equilibrio de las prestaciones pactadas, sino a lo ocurrido en la ejecución del contrato.[1]

Es cierto que, a partir de lo acordado en el contrato puede deducirse una correlación entre las prestaciones pactadas y establecer qué fue lo que cada una de ellas consideró como remuneración equivalente;  y a partir de allí determinar cuáles fueron las <<bases del contrato>> para saber si una de las partes tiene derecho a solicitar la revisión regulada en dicha norma, cuando se cumplan las condiciones en ella establecidas (circunstancias sobrevinientes imprevistas e imprevisibles, que hagan excesivamente onerosa la prestación del demandante). 

Eso es totalmente distinto a considerar que en un contrato regido por el derecho privado se deban pactar prestaciones equivalentes; que el Contratista tenga derecho a que tal equivalencia se mantenga durante toda la ejecución del contrato; y que la Contratante tenga la obligación correlativa de restablecerla cuando se rompa por causas no imputables a ninguna de las partes. 

De las definiciones de contrato conmutativo y oneroso del Código Civil no puede deducirse la existencia de la obligación de la Contratante de restablecer el equilibrio de la ecuación financiera del contrato durante su ejecución; y esa obligación tampoco puede deducirse de lo dispuesto en el artículo 868 del Código de Comercio.



[1] <<La institución jurídicas de la imprevisión no tiene la finalidad de rectificar malos negocios ni la de subsanar errores comerciales o financieros de los contratantes su finalidad cierta es desterrar la iniquidad o injusticia surgida durante la ejecución del contrato por causas ajenas a las partes y que afecten directamente la finalidad u objetivo del negocio jurídico correspondiente>> (José Guillermo Castro A. op. cit.  111).
Consejo de Estado. El tratamiento normativo de la imprevisión a partir del interés en el contrato y del papel de las partes en el mismo.

Go Back