Correo Electrónico Contraseña
Registrarse |  ¿Olvidó su contraseña?




 

Contrato de comodato celebrado entre entidades públicas. Mejora. El pago no genera enriquecimiento sin causa.
By: System Administrator on martes, febrero 2

La Sala confirmó el fallo de primera instancia. Lo primero que explicó la Sala fue que a través de una acción popular se pretendió la nulidad del contrato de comodato, sin embargo, el juez popular consideró que “el contrato de comodato no era nulo. Explicó que la demandada argumentó que el municipio no podía celebrar el contrato de comodato con FEXPO, porque esta última “era una sociedad con vocación de repartir utilidades”, lo cual era contrario al artículo 38 de la Ley 9 de 1989. Sin embargo, el tribunal advirtió que dicha limitación se imponía a las fundaciones, no a las entidades públicas. En el caso de FEXPO, la sociedad era de economía mixta, es decir, pública, de acuerdo con la escritura de constitución XXXX. En este sentido, FEXPO y el municipio estaban facultados a suscribir el contrato de comodato por un término de 5 años, según el inciso primero del artículo 38 de la Ley 9 de 1989.

Adicionalmente, indicó que la cláusula tercera del contrato de comodato establecía que FEXPO podía realizar mejoras en el inmueble con la autorización previa del municipio. Como en el expediente estaba probada la autorización del municipio, consideró que la demandante tenía derecho al pago de las mejoras”.

Por otra parte, y frente a este último punto relacionado con las mejoras, indicó la Sala que “el hecho de que el contrato de comodato sea un contrato gratuito no impide que en el mismo se pacten reglas acerca del pago de las mejoras que realice el comodatario en el bien; ese pacto es lícito y no genera <<enriquecimiento sin causa>> para alguna de las partes, pues se trata de un derecho que tiene como <<causa>> una obligación pactada en el contrato”.

Tampoco se aceptó la causal de nulidad por objeto ilícito, aduciendo que el bien inmueble estaba embargado, pues tal como lo indicó la Sala, este hecho “sólo tendría relevancia si el contrato hubiera recaído sobre el derecho de propiedad del inmueble, lo cual no sucedió en este caso”.

Tampoco se aceptó el argumento según el cual el municipio “había incurrido en la causal de inhabilidad del literal d) del numeral 2º del artículo 8º de la Ley 80 de 1993. Ello, porque suscribió el contrato de comodato en nombre del municipio, y el municipio, a su vez, era miembro del Consejo Directivo de la comodataria FEXPO”.

En este punto se expresó en la sentencia: “La Sala no comparte la apreciación del municipio. La Sala de Consulta y Servicio Civil de esta corporación ya se ha pronunciado sobre la finalidad y la aplicación de dicha inhabilidad cuando se celebran contratos entre entidades públicas, como es el caso de los convenios interadministrativos. Así, ha especificado que la inhabilidad del literal d) del numeral 2º del artículo 8º de la Ley 80 de 1993 recae sobre entidades privadas, y no aplica cuando se trata de sociedades públicas. Este sería el caso de un contrato entre dos entidades públicas, como el que se estudia (un contrato de comodato firmado entre un municipio y una sociedad de economía mixta)”.

Finalmente, en cuanto a las mejoras la Sala indicó “El pacto de la cláusula de mejoras no desnaturalizó el carácter gratuito del contrato de comodato. El comodato es un negocio gratuito, en tanto el comodatario no paga un precio por el uso de la cosa. En el caso estudiado, la cláusula de mejoras no impuso la obligación de pago a la comodataria por el uso del bien, por lo tanto, no puede concluirse que existió una desnaturalización del contrato.

 

 

El comodatario, por regla general, no tiene derecho al pago de mejoras, en tanto éste se beneficia de la cosa entregada en comodato mientras que el comodante no recibe contraprestación alguna por el uso de la cosa. No obstante, ello no impide a las partes pactar otras estipulaciones en ejercicio de la autonomía de la voluntad derivada del artículo 1602 del Código Civil, entre ellas las del reconocimiento del valor de las mejoras.

Por otro lado, la cláusula de mejoras tampoco implicó un enriquecimiento sin causa en contra del municipio, como lo afirmó la apelante.  Ese pago tiene como causa una obligación pactada en el contrato”. Contrato de comodato celebrado entre entidades públicas. Mejora. El pago no genera enriquecimiento sin causa.
Go Back