Correo Electrónico Contraseña
Registrarse |  ¿Olvidó su contraseña?




 

Elementos de la responsabilidad en el caso del fenómeno invernal constitutivo de fuerza mayor.
By: System Administrator on lunes, febrero 1

Elementos de la responsabilidad en el caso del fenómeno invernal constitutivo de fuerza mayor.

"FENÓMENO INVERNAL LA NIÑA 2010 - En el caso del fenómeno invernal, la fuerza mayor exonera de responsabilidad a la autoridad pública, salvo que el demandante demuestre la falla en el servicio por la actividad equivocada o por la no realización de actividades, a cargo de aquella, que habrían evitado el daño.

El demandante, con ocasión de la inundación del predio de su propiedad, sufrió daños que considera imputables a la omisión de las entidades demandadas por no haber adelantado las obras de dragado de los caños, mantenimiento y reforzamiento de diques y terraplenes en el sector de influencia del río Magdalena y la Ciénaga Grande".

“Según jurisprudencia de esta Corporación, para que se pueda declarar la responsabilidad extracontractual del Estado, el juez debe verificar la existencia de dos elementos, a saber: i) la existencia de un daño antijurídico y ii) la imputación del daño a la acción u omisión de la autoridad pública.

En el caso del fenómeno invernal la fuerza mayor exonera de responsabilidad a la autoridad pública, salvo que el demandante demuestre la falla en el servicio por la actividad equivocada o por la no realización de actividades, a cargo de aquella, que habrían evitado el daño. Así, por ejemplo, esta Subsección ha solucionado casos concretos confirmando la denegación de las pretensiones frente a los daños originados en el fenómeno de La Niña ocurrido en 2010, con fundamento en el siguiente análisis:

 

La Sala ha estudiado la configuración de la falla del servicio en el caso de fenómenos naturales como lo es el desbordamiento de ríos y quebradas y ha estimado que la declaratoria de responsabilidad es posible si se logra demostrar que las entidades demandadas incumplieron con su deber de vigilancia y cuidado y se abstuvieron de adoptar las medidas de prevención requeridas para cada caso concreto, a pesar de haber tenido conocimiento de la posible ocurrencia del hecho natural

 

(…)

 

Brilla por su ausencia medio probatorio alguno que pudiere indicar siquiera que la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca hubiere realizado la conducta que el actor le pretende endilgar o que de alguna manera se hubiere omitido la realización de algún deber funcional a cargo de la entidad pública demandada o que el fenómeno metereológico ocurrido tuviere el carácter de previsible para la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca.

 

(…)

 

Tanto la conducta negligente que el actor pretende endilgarle a la parte demandada como el supuesto mal funcionamiento de las dragas que ésta adquirió no caben dentro del concepto de hecho notorio al cual alude el artículo 177 del C. de P.C., razón por la cual debieron ser probadas por la parte actora.

 

(…)

 

En el expediente sí se acreditó, por el contrario, mediante pruebas técnicas que para la época de ocurrencia de los hechos objeto de la demanda que ahora se decide en segunda instancia ocurrió un fenómeno metereológico, denominado “La Niña”, que generó un incremento excesivo en las precipitaciones en la zona (superior en promedio en un 200% al promedio histórico), lo cual sumado a la poca inclinación del sector y a la saturación del nivel freático de la Laguna de Fúquene y sus zonas aledañas, produciendo la inundación del lugar; situación ésta que constituye, sin lugar a dudas, una fuerza mayor[1] (se destaca).

Vale la pena observar que en el presente caso el apelante pretende desvirtuar la fuerza mayor con base en la falta de obras; aunque es bueno advertir que el caso que se acaba de citar, respecto del fenómeno invernal de La Niña 2010, coincide con lo acreditado para este proceso, en cuanto a la saturación del nivel freático que allí se determinó como fuerza mayor”.

FUERZA MAYOR - para resolver los litigios bajo las reglas de la responsabilidad extracontractual en la acción de reparación directa, se acoge el concepto de fuerza mayor consagrado en el artículo 64 del Código Civil, subrogado por la Ley 95 de 1890 - los desastres de la naturaleza pueden constituir fuerza mayor, circunstancia que debe ser probada en cada caso concreto por la parte que la alega.

CARGA DE LA PRUEBA - en los términos del artículo 167 del CGP, la prueba de la imputación corresponde al demandante, en tanto es el supuesto de hecho que alega para fundar la responsabilidad de las autoridades públicas.

Tal como se ha expuesto por el extremo demandado en este proceso, en casos como el presente, para resolver los litigios bajo las reglas de la responsabilidad extracontractual en sede de reparación directa, se acoge el concepto de fuerza mayor consagrado en el artículo 64 del Código Civil, subrogado por la Ley 95 de 1890, así:

Se llama fuerza mayor ó caso fortuito, el imprevisto á que no es posible resistir, como un naufragio, un terremoto, el apresamiento de enemigos, los autos <sic> de autoridad ejercidos por un funcionario público, etc.”

En este sentido, los desastres de la naturaleza pueden constituir fuerza mayor, circunstancia que debe ser probada en cada caso concreto por la parte que la alega[2].

En esta litis, las demandadas acreditaron que el fenómeno de la Niña, en la zona en donde estaba situado el predio del demandante, fue constitutivo de fuerza mayor, con fundamento en los informes técnicos del IDEAM[3], de la UNGRD y de Corpamag, “por el acelerado período de retorno de los máximos niveles del río Magdalena (por el aumento de los niveles del río por el incremento de las lluvias)[4] al reclamar su zona de amortiguamiento.

Por su parte, en la apelación, el demandante estimó que la fuerza mayor se desvirtuó porque, en su criterio, se encuentra probado que tres de las entidades demandadas -Corpamag, Invías y Cormagdalena- no realizaron las obras que la comunidad les habría señalado como necesarias para evitar la inundación en el predio del demandante y que, por tanto, se encuentra demostrado el elemento de imputación del daño, de manera que debe revocarse la sentencia de primera instancia”.

Para la Sala, las pruebas aportadas otorgaron certeza a la configuración de la fuerza mayor, por su magnitud e irresistibilidad, “lo cual no se desvirtúa con el dicho del testigo invocado por el demandante, puesto que también advirtió la existencia de las otras obras y no tiene el alcance de una demostración técnica que desvirtúe la fuerza mayor, ni acredita una obra que hubiera podido evitar la inundación”.

“… de acuerdo con el caudal irresistible, es consecuente que algunas estructuras se hubieran reventado, razón por la que se reafirma que frente al evento de fuerza mayor no se puede responsabilizar a las entidades demandadas por la forma como manejaron sus planes de acción y prioridades de contratación, de acuerdo con las funciones que le correspondían a cada una y con los recursos disponibles durante el período 2009 y 2010.

Se agrega que no existió prueba de obras requeridas que de haberse realizado hubieran impedido la inundación”. Elementos de la responsabilidad en el caso del fenómeno invernal constitutivo de fuerza mayor. 

Go Back