Correo Electrónico Contraseña
Registrarse |  ¿Olvidó su contraseña?




 

Declaratoria de desierta de la licitación cuando el pliego de condiciones contraviene una norma.
By: System Administrator on jueves, enero 21

Controversias contractuales – declaratoria de desierta de la licitación – servicio público de transporte – adjudicación de rutas y frecuencias.

 

“Un contratista demandó los actos administrativos mediante los cuales una entidad declaró desierta una licitación en la cual este había obtenido el mayor puntaje en la evaluación de su oferta. Además, pidió que se condenara a la entidad por los perjuicios causados en virtud de la nulidad de los referidos actos”.

La Sala analizó si el municipio trasgredió su obligación de adjudicar las rutas de conformidad con lo dispuesto por el pliego de condiciones, el cual era de obligatorio cumplimiento para la administración frente a lo cual la Sala indicó que le asistía razón a la recurrente respecto de la fuerza vinculante del pliego de condiciones; sin embargo, “en este particular supuesto, se considera ajustada a derecho la decisión de la demandada de haber declarado desierta la licitación, en virtud de que el pliego de condiciones contravino el Decreto 170 de 2001 y esto impidió a la entidad realizar una selección objetiva”.

Para la prestación del servicio público de transporte, la administración debía observar el Decreto 170 de 2001, el cual es un decreto reglamentario de las Leyes 105 de 1993 y 336 de 1996. El artículo 30 del referido Decreto definió un procedimiento licitatorio especial para la adjudicación de rutas y horarios, y definió un conjunto de fórmulas para la evaluación de las propuestas.

En efecto, explicó la Sala, “mientras que el pliego indicó que el contrato se adjudicaría exclusivamente a la mejor propuesta, según el artículo 30 del referido Decreto, la totalidad de frecuencias debía adjudicarse a todas las empresas que alcanzaran o superaran la media aritmética.

Así, el pliego contradijo abiertamente la ley aplicable al proceso de selección y en virtud de lo anterior, el Estatuto Contractual permitió a la entidad declarar desierta la licitación, ya que en los términos de su artículo 25 (numeral 18), la contradicción entre el pliego y el Decreto 170 de 2001 impidió la selección objetiva.

 

La Sala concluye, entonces, que la declaratoria de desierta estuvo ajustada al ordenamiento jurídico, debido a que las reglas del pliego contravinieron lo dispuesto por la legislación aplicable e impidieron a la entidad realizar una selección objetiva”.

“Así, no hay lugar a que la Sala estudie la evaluación de las ofertas a fin de determinar si la propuesta de la demandante era la mejor, ya que las reglas del pliego contravenían el ordenamiento jurídico aplicable. Por otra parte, la pretensión de restablecimiento del daño inexorablemente está atada a la prosperidad de la pretensión de nulidad de los actos y, ya que no se desvirtuó su presunción de legalidad, tampoco prosperará la pretensión de restablecimiento.

Por último, la Sala aclara que, en eventos como el ocurrido en el caso concreto, en los cuales la administración debe declarar desierta una licitación por errores imputables a la entidad contratante, deberán reconocerse los gastos incurridos por los proponentes en la presentación de sus ofertas (“interés negativo”), siempre que estos se acrediten debidamente. En este caso, sin embargo, el actor no pidió la referida condena en sus pretensiones, por lo que la Sala no se pronunciará al respecto”. Declaratoria de desierta de la licitación cuando el pliego de condiciones contraviene una norma.

Go Back