Correo Electrónico Contraseña
Registrarse |  ¿Olvidó su contraseña?




 

Sistema penal acusatorio. Prueba documental. El anónimo NO es un medio de prueba.
By: System Administrator on viernes, octubre 23
Sistema penal acusatorio. Prueba documental. Video. grabaciones fonópticas o videos. Autenticidad de documentos. Métodos de autenticación e identificación, reconocimiento de la persona que lo ha elaborado, manuscrito, mecanografiado, impreso o producido. Se debe tener certeza acerca de su procedencia, integridad y mismidad. Documentos anónimos como medio probatorio, no pueden ser admitidos. El anónimo NO es un medio de prueba. Cadena de custodia. La inobservancia de los protocolos no origina nulidad de la actuación ni la exclusión del medio probatorio. PRUEBA ILÍCITA -Consecuencias procesales. PRUEBA ILEGAL. Consecuencias procesales. Sistema penal acusatorio. Prueba documental. El anónimo NO es un medio de prueba.

“… se debe partir por señalar que el numeral 4 del artículo 424 del Código de Procedimiento Penal establece que las grabaciones fonópticas o videos, entre otros, tienen la calidad de documentos.

Dentro de esta categoría, por supuesto, están los videos que registran sucesos o acontecimientos. Por su parte, el artículo 425 ibídem determina que, salvo prueba en contrario, se tendrá como auténtico el documento cuando se tiene conocimiento cierto sobre la persona que lo ha elaborado, manuscrito, mecanografiado, impreso, firmado o producido por algún otro procedimiento. Finalmente, el artículo 426 de la misma obra enlista los métodos para autenticar un documento.

Entre ellos está, como así se consigna en el numeral primero de esa norma, el reconocimiento de la persona que lo ha elaborado, manuscrito, mecanografiado, impreso o producido. Esto implica, entonces, que quien tenga a su disposición un documento para valorarlo como prueba, debe tener certeza acerca de su procedencia, integridad y mismidad. Lo contrario, un documento anónimo, por ejemplo, no puede ser admitido como medio probatorio porque, precisamente, no es posible establecer su autenticidad o identidad, como así lo establece el artículo 430 ibídem.

Para cumplir esa finalidad, la ley procedimental penal también previó una serie de mecanismos con los que se garantiza la identificación, acreditación, custodia y autenticación de las evidencias, objetos y material probatorio en orden a reforzar su capacidad suasoria. [...] En todo caso, cualquier inconsistencia que eventualmente pueda acaecer en cuanto a los mecanismos de identificación, acreditación, custodia y autenticación, -como por ejemplo que no se haya respetado la cadena de custodia-, no tornan la prueba en inadmisible(tema que debe ser zanjado desde la audiencia preparatoria) y mucho menos en ilícita sobre la cual se pueda aplicar la cláusula de exclusión establecida en los artículos 29 de la Constitución Política y 23 del Código de Procedimiento Penal, pues esta sanción procedimental solo se predica respecto de pruebas obtenidas “con violación de las garantías fundamentales”.

Sobre el particular, la Sala ha explicado las consecuencias que se derivan de una prueba ilícita o una prueba ilegal. Tratándose de la primera, esto es, la obtenida con vulneración de los derechos fundamentales de las personas, como la dignidad, el debido proceso, la intimidad, la no autoincriminación, etc., o las que para su realización o aducción se somete a las personas a torturas, tratos crueles, inhumanos o degradantes, ha de ser necesariamente excluida sin que pueda ser sopesada en manera alguna por el juzgador, ni siquiera tangencialmente. Ahora, respecto de la segunda, cuando en su producción, práctica o aducción se incumplen los requisitos legales esenciales, esto es el debido proceso probatorio también ha de ser excluida siempre que la formalidad pretermitida sea esencial, pues no cualquier irregularidad acarrea su retiro del acervo probatorio”.

Go Back