Correo Electrónico Contraseña
Registrarse |  ¿Olvidó su contraseña?




 

Cesión del contrato estatal. DEBER de notificar a la aseguradora. Interés asegurado.
By: System Administrator on viernes, septiembre 4

“Una entidad y un contratista celebraron un contrato de obra para la pavimentación de unas vías. Una compañía de seguros expidió una póliza de cumplimiento para garantizar el cumplimiento de las obligaciones a cargo del contratista. Posteriormente, el contrato de obra fue cedido a otros contratistas. Debido a incumplimientos del contrato de obra, la entidad declaró su caducidad, hizo efectiva la cláusula penal y “afectó” una póliza expedida por la aseguradora”.

Temas:

Nulidad del acto administrativo de declaratoria de ocurrencia del siniestro de  cumplimiento – contrato de seguro – extinción automática del contrato de seguro por transferencia por acto entre vivos del interés asegurado.

Terminación del contrato de seguro por no notificar a la aseguradora agravaciones del riesgo – cobertura de la garantía de cumplimiento – cláusulas de exclusión – cesión del contrato garantizado e implicaciones – cesión del contrato de seguro – oponibilidad a la aseguradora de la cesión del contrato de seguro.

 

En la demanda se alegó que el Distrito no podía hacer efectiva la garantía de cumplimiento expedida por Aseguradora por las siguientes razones:

(1)  para el momento de declaratoria de caducidad del contrato de obra, esta estaría terminada en la medida en que la cesión del contrato de obra constituyó una transferencia por acto entre vivos del interés asegurado y, en los términos del artículo 1107 del Código de Comercio, acaeció la extinción automática del contrato de seguro y;

(2) la suscripción de cesiones y prórrogas del contrato de obra y el no haberse “ampliado y actualizado la garantía” por estas circunstancias, constituyeron agravaciones del riesgo que no fueron notificadas a la compañía y, por consiguiente, se produjo la terminación del contrato de seguro, de conformidad con el artículo 1060 del Código de Comercio23.

En relación con la supuesta extinción automática del contrato de seguro por haberse transferido por acto entre vivos el interés asegurado. Interés asegurado.

 

¿Qué es el interés asegurado?

La Sala precisó que “el interés asegurado es un elemento esencial del contrato de seguro, de conformidad con el artículo 1045 del Código de Comercio. El interés asegurado es definido como una relación económica, expuesta a diversos riesgos, que se concreta en derechos subjetivos económicos o en situaciones jurídicas protegidas de carácter patrimonial. En consonancia con lo anterior, el artículo 1083 del Código de Comercio dispone que, en los seguros de daños –como la garantía de cumplimiento–, “tiene interés asegurable toda persona cuyo patrimonio pueda resultar afectado, directa o indirectamente, por la realización del riesgo” y que “es asegurable todo interés que, además de lícito, sea susceptible de estimación en dinero”.

La Sala comparte la tesis de primera instancia en cuanto que por haberse cedido el contrato de obra a otros contratistas NO se produjo la extinción automática del contrato de seguro, en los términos del artículo 1107 del Código de Comercio, pues el interés asegurado por el contrato de seguro era la protección del “patrimonio estatal”, el cual subsistía en cabeza de la entidad contratante.

“En efecto, la cesión de un contrato de obra efectuada por un contratista a otro no corresponde a una transferencia por acto entre vivos del interés asegurable, por lo que al caso concreto no resulta aplicable el artículo 1107 del Código de Comercio”.

En relación con la terminación del contrato de seguro por no haberse notificado a la aseguradora agravaciones del riesgo.

La Aseguradora argumentó que la suscripción de cesiones y prórrogas del contrato de obra y el no haberse “ampliado y actualizado la garantía” por estas circunstancias, constituyeron agravaciones del riesgo que no fueron notificadas a la compañía y, por consiguiente, se produjo la terminación del contrato de seguro, de conformidad con el artículo 1060 del Código de Comercio.

Frente a lo anterior indicó la Sala que “estas supuestas agravaciones del riesgo no pasaron más allá de ser simples afirmaciones de la demanda, en la medida en que no se demostró, concretamente, de qué manera las cesiones y prórrogas del contrato de obra, ni mucho menos el hecho de no haberse prorrogado la vigencia de la garantía de cumplimiento, incrementaron la intensidad o la probabilidad de ocurrencia de los riesgos asumidos por” la aseguradora, razón por la que se desestimó la petición de nulidad.

En relación con la exclusión de la garantía de cumplimiento relacionada con los perjuicios derivados del incumplimiento originado en modificaciones al contrato original.

La Sala concluyó que la compañía de seguros no demostró que los incumplimientos que dieron lugar a la declaratoria de caducidad del contrato de obra se debieron a modificaciones del contrato original y que, por el contrario, está probado que la entidad pública adoptó la decisión de declarar la caducidad del contrato porque el contratista no había reiniciado los trabajos del contrato de obra.

Para la Sala la aseguradora debía garantizar el cumplimiento del contrato de obra, quienquiera que fuere el contratista y, por consiguiente, debía responder por los perjuicios derivados del incumplimiento imputable a cualquier cesionario de este y recordó que “el objeto de la garantía de cumplimiento es cubrir a la entidad contratante contra los perjuicios derivados del incumplimiento imputable al contratista”.

¿Cuál contratista?

¿Por los perjuicios generados por quien debe responder?

En consideración a que en la carátula de la póliza de cumplimiento No.XXXX se establece que su “afianzado” fue XXXXX, la Sala concluye que la aseguradora sólo debía responder por los perjuicios derivados del incumplimiento del contrato de obra imputables al afianzado y que el Tribunal erró al señalar que la compañía de seguros también cubría los perjuicios ocasionados por el incumplimiento atribuible a los cesionarios.

Ahora, el Tribunal de primera instancia indicó que el “Tribunal también manifestó que, de todas formas, comoquiera que “la cesión de un contrato conlleva el traspaso de todas sus garantías””.

 

Para la Sala, “si bien el contrato de seguro de cumplimiento está íntimamente ligado con el contrato garantizado, constituye un negocio jurídico autónomo. En esa medida, la cesión de un contrato no implica la cesión del contrato de seguro que garantiza su cumplimiento”.

También se explicó que “la cesión de un contrato de seguro de cumplimiento, por tratarse de un contrato intuitu personae, de conformidad con el artículo 887 del Código de Comercio, requiere, además del acuerdo entre cedente y cesionario, de la aceptación del contratante cedido.

Adicionalmente, incluso si se considerara que la garantía de cumplimiento no es un contrato intuitu personae y, por ende, no requiere de la aceptación de la compañía de seguros para cederse, su cesión no sería oponible a la aseguradora sin su aquiescencia previa, como lo prevé el artículo 1051 del Código de Comercio, y hasta tanto no se le notifique la cesión, en los términos del artículo 894 del Código de Comercio.

Por lo anteriormente expuesto, la Sala concluye que la entidad estatal no debió haber hecho efectiva la garantía de cumplimiento expedida por la Aseguradora ya que la póliza únicamente cubría a la entidad de los perjuicios derivados del incumplimiento del contratista original y esta no fue cedida a los cesionarios del contrato de obra. Por lo anterior, se revocó la decisión de primera instancia y, en su lugar, se declaró la nulidad del artículo tercero y la nulidad parcial de la Resolución mediante la cual se resolvió el recurso de reposición interpuesto en contra de la anterior–, exclusivamente en lo atinente a la afectación de la garantía de cumplimiento”.

Tenga en cuenta el siguiente contenido:

 

Artículo 1107: “La transferencia por acto entre vivos del interés asegurado o de la cosa a que esté vinculado el seguro, producirá automáticamente la extinción del contrato, a menos que subsista un interés asegurable en cabeza del asegurado. En este caso, subsistirá el contrato en la medida necesaria para proteger tal interés, siempre que el asegurado informe de esta circunstancia al asegurador dentro de los diez días siguientes a la fecha de la transferencia.

La extinción creará a cargo del asegurador la obligación de devolver la prima no devengada.

El consentimiento expreso del asegurador, genérica o específicamente otorgado, dejará sin efectos la extinción del contrato a que se refiere el inciso primero de este artículo”.

 

Artículo 1060: “El asegurado o el tomador, según el caso, están obligados a mantener el estado del riesgo. En tal virtud, uno u otro deberán notificar por escrito al asegurador los hechos o circunstancias no previsibles que sobrevengan con posterioridad a la celebración del contrato y que, conforme al criterio consignado en el inciso lo del artículo 1058, signifiquen agravación del riesgo o variación de su identidad local.

La notificación se hará con antelación no menor de diez días a la fecha de la modificación del riesgo, si ésta depende del arbitrio del asegurado o del tomador. Si le es extraña, dentro de los diez días siguientes a aquel en que tengan conocimiento de ella, conocimiento que se presume transcurridos treinta días desde el momento de la modificación.

Notificada la modificación del riesgo en los términos consignados en el inciso anterior, el asegurador podrá revocar el contrato o exigir el reajuste a que haya lugar en el valor de la prima.

La falta de notificación oportuna produce la terminación del contrato. Pero sólo la mala fe del asegurado o del tomador dará derecho al asegurador a retener la prima no devengada.

Esta sanción no será aplicable a los seguros de vida, excepto en cuanto a los amparos accesorios, a menos de convención en contrario; ni cuando el asegurador haya conocido oportunamente la modificación y consentido en ella”.  

 

Artículo 1045: “Son elementos esenciales del contrato de seguro:

1. El interés asegurable;

2. El riesgo asegurable;

3. La prima o precio del seguro, y

4. La obligación condicional del asegurador.

En defecto de cualquiera de estos elementos, el contrato de seguro no producirá efecto alguno”.

 

Artículo 895“La cesión de un contrato implica la de las acciones, privilegios y beneficios legales inherentes a la naturaleza y condiciones del contrato; pero no transfiere los que se funden en causas ajenas al mismo, o en la calidad o estado de la persona de los contratantes”.

 

Artículo 894: “La cesión de un contrato produce efectos entre cedente y cesionario desde que aquella se celebre; pero respecto del contratante cedido y de terceros, sólo produce efectos desde la notificación o aceptación (…)”.

Go Back