Correo Electrónico Contraseña
Registrarse |  ¿Olvidó su contraseña?




 

Diferencia entre incumplimiento contractual y ruptura de la ecuación contractual. Configuración de la Teoría del Hecho del Príncipe.
By: System Administrator on jueves, septiembre 3
"Diferencia entre incumplimiento contractual y ruptura de la ecuación contractual y configuración de uno u otro fenómeno.

“… el deudor de una relación contractual debe satisfacer el interés del acreedor mediante la ejecución de la prestación debida, ejecución que deberá realizar al tenor de lo establecido en la fuente de la obligación. En esta situación se entenderá que el deudor ha cumplido. Por el contrario, si la prestación o bien no se ejecuta, o se ejecuta tardíamente, o de manera incompleta, imperfecta, inadecuada o defectuosa, se hablará de incumplimiento”.

 

Diferencia entre la responsabilidad contractual por incumplimiento y la figura del equilibrio económico del contrato

Esta Corporación se ha encargado de precisar que la responsabilidad contractual por incumplimiento se diferencia de la figura del equilibrio económico del contrato, porque “la finalidad de esta última no es otra que la de mantener, a lo largo del tiempo, las condiciones económicas, técnicas y financieras existentes al momento de la presentación de la oferta o de la celebración del contrato, según sea el caso, todo con el fin, a su turno, de preservar la equivalencia convenida, considerada y acordada entre las partes del contrato respecto de sus correspondientes, mutuas y recíprocas prestaciones (…)”11. En ese mismo sentido, la jurisprudencia ha precisado que el incumplimiento no es una causal de ruptura del equilibrio económico de los contratos.

“Igualmente, dado que, con frecuencia, los demandantes confunden y entremezclan los conceptos de responsabilidad contractual por incumplimiento y ruptura del equilibrio económico del contrato, y con el fin de “garantizar la efectividad del derecho fundamental a acceder a la administración de justicia y en virtud del principio constitucional de prevalencia del derecho sustancial”, la Sección Tercera de esta Corporación ha señalado que, en cada caso, corresponde al juez de conocimiento auscultar los hechos y pretensiones de la demanda, con el fin de establecer si lo que se alega es una declaratoria de incumplimiento contractual, una declaratoria de ruptura del equilibrio económico del contrato, o ambas”12.

Reforma administrativa del municipio. hecho del príncipe. No se aplica la teoría de la imprevisión.

Se indicó en la sentencia que la “reforma administrativa” del municipio de Santiago de Cali– tuvo origen en la actividad de esta entidad en su condición de autoridad pública y, por lo tanto, la Sala realizó el estudio desde la óptica de la teoría del hecho del príncipe descartando el análisis a partir de la teoría de la imprevisión ya que, en esta precisa causal de ruptura, los hechos que la originan no pueden tener origen en la actividad de la administración, habida cuenta de que, por definición, deben de ser ajenos a la voluntad de las partes.

 

¿Cuándo se configura la Teoría del Hecho del Príncipe?

 “La jurisprudencia ha establecido que la teoría del hecho del príncipe, como fenómeno determinante del rompimiento de la ecuación contractual, se presenta cuando concurren los siguientes supuestos (se trascribe)15:

“a) La expedición de un acto general y abstracto.

b) La incidencia directa o indirecta del acto en el contrato estatal.

c) La alteración extraordinaria o anormal de la ecuación financiera. Del contrato como consecuencia de la vigencia del acto

d) La imprevisibilidad del acto general y abstracto al momento de la celebración del contrato [o de la presentación de la propuesta, según el caso]”.

Luego del análisis de la Sala se concluyó que no se configuraron todos los supuestos porque “no se acreditó la expedición de un acto general y abstracto que modificara la planta de personal del municipio de Santiago de Cali. Si bien las partes estuvieron de acuerdo en que la entidad emprendió una “reforma administrativa” que trajo como consecuencia la disminución del número de servidores públicos vinculados al municipio y, de contera, de la población a ser atendida por el Consorcio Sanitas, conviene recordar que el artículo 188 del Código de Procedimiento Civil (CPC) dispone que las normas jurídicas que no tienen alcance nacional deben ser probadas mediante la copia de las mismas. Revisado el expediente, se advierte que allí no reposan copias de actos administrativos proferidos por el municipio de Santiago de Cali que tengan relación con la mencionada “reforma administrativa”.

En segundo lugar, porque la “reforma administrativa” que efectuaría el municipio de Santiago de Cali y traería consigo la modificación de la composición etárea de la población a ser atendida era absolutamente previsible al momento de celebración del contrato de prestación de servicios de salud de 29 de mayo de 2001. En efecto, el mencionado negocio jurídico fue celebrado precisamente para prestar el servicio de salud a una población durante una época en la que esta disminuiría y su composición etárea se modificaría, como consecuencia de medidas a ser adoptadas por la entidad demandada en un futuro próximo”.

Por otra parte, no se probó que la “reforma administrativa” “alterara de manera extraordinaria o anormal la ecuación contractual existente al momento de la celebración del contrato”.  Por estas razones el Consejo de Estado revocó la sentencia de primera instancia y negó las pretensiones".

Go Back