Correo Electrónico Contraseña
Registrarse |  ¿Olvidó su contraseña?




 

Reducción de la prima por disminución del riesgo en el seguro de cumplimiento. La doctrina, los conceptos y la costumbre mercantil.
By: System Administrator on martes, septiembre 1

“Reducción de la prima por disminución del riesgo en el seguro de cumplimiento.

 

Se confirma la sentencia de primera instancia que ordenó el reintegro de la prima no devengada.  A esta clase de seguro le resulta aplicable el artículo 1065 del Código de Comercio de acuerdo con el cual, en tanto esté demostrado el evento de disminución del riesgo, es procedente la reducción de la prima y la consecuente devolución de lo pagado en exceso.

Advirtió la Sala que “Las partes no discuten la existencia del contrato de seguro de cumplimiento ni la modificación que se introdujo al mismo en el sentido de disminuir el valor asegurado a la suma de un millón de dólares (US$1.000.000) para el periodo comprendido entre el 26 de julio de 2006 y el 3 de febrero de 2008. Tampoco discuten el pago de la prima efectuado por la XXXX por valor de tres millones de dólares (US$3.000.000) que, en todo caso, se encuentra probado dentro del expediente.

Y toda vez que solamente la compañía aseguradora presentó recurso de apelación, la controversia en esta instancia se limita a determinar si ésta se encontraba obligada a restituir el valor de la prima pagada y no devengada”.

La Sala confirmó la sentencia de primera instancia por medio de la cual se condenó a la compañía aseguradora el reintegro de la prima pagada en exceso por el periodo en que quedó materializada la disminución del riesgo asegurado.

En el caso concreto, en el cual las partes modificaron el contrato de seguro y redujeron el valor del riesgo asegurado como consecuencia de una decisión del Ministerio de Comunicaciones, la Sala estima que la compañía aseguradora estaba obligada a reintegrar lo pagado, dando aplicación a lo dispuesto en el artículo 1065 del Código de Comercio.

 

Para la Sala, el seguro de cumplimiento es una clase de seguro al cual le son aplicables las reglas generales previstas en el Código de Comercio para estos contratos; la regla de reducción de la prima por disminución del riesgo sí aplica en este caso; y no puede adoptarse una decisión judicial distinta invocando la <<costumbre mercantil>> en un punto en el que la controversia gira alrededor de la decisión acerca de la aplicación de una norma legal a un contrato, y menos con fundamento en declaraciones que no se refieren de manera concreta al punto”.

La aplicación de los artículos 1065 y 1070 de Código de Comercio, contenidos en los principios comunes a los seguros terrestre.

Las disposiciones comunes del contrato de seguro previstas en el título V, capítulo I del Código de Comercio sí son aplicables por regla general al seguro de cumplimiento. La Sala no comparte los argumentos tendientes a demostrar que el seguro de cumplimiento es un tipo de seguro especial regulado por una norma anterior al Código de Comercio y que, por ende, no está regido por disposiciones distintas, que es el fundamento en que se sustenta la conclusión de acuerdo con la cual al seguro de cumplimento no puede aplicársele <<por analogía>> una regla prevista para el contrato de seguro regulado en el código de comercio.

El hecho de que el contrato de seguro de cumplimiento haya sido regulado en la ley 225 de 1938 y que las disposiciones comunes al contrato de seguro se encuentren previstas en el Código de Comercio expedido mediante el Decreto 410 de 1971, no permite concluir que no le resulten aplicables tales disposiciones. Es evidente que cuando el legislador adoptó <<principios comunes para los seguros terrestres>> los estableció para todos los contratos de seguro, incluyendo aquellos que se encontraban regulados en leyes previas.

Lo anterior no quiere decir que el seguro de cumplimiento no tenga reglas especiales, o que algunas de las reglas generales del contrato de seguro resulten incompatibles con su naturaleza. En este punto existe coincidencia en la doctrina y la jurisprudencia y no se desconoce en el recurso de apelación cuando se afirma que <<la normatividad general que en materia de seguros consagra el Código de Comercio no puede ser aplicada de manera integral al seguro de cumplimiento>>.

 

Y esta consideración tiene especial relevancia para definir la controversia, pues vistas las cosas de este modo, lo que se debe determinar no es si las normas relativas a la indivisibilidad de la prima del contrato de seguro regulado en el Código de Comercio son aplicables a un contrato no regido por este y si se justifica acudir a la analogía. Al quedar claro que al seguro de cumplimiento le son aplicables las disposiciones generales del contrato de seguro, resulta evidente que no estamos ante una laguna normativa en relación con este punto. Por el contrario, hay que partir de que existe una regla general de divisibilidad de la prima para todos los contratos de seguros (no hay vacío normativo) y establecer si existen argumentos que permitan concluir que esa regla no es aplicable a seguros de cumplimiento.

En este caso particular se debe determinar si existen razones que justifiquen inaplicar los artículos 1065 y 1070 del Código de Comercio al seguro de cumplimiento celebrado entre las partes luego de que el mismo fue reformado por ellas reduciendo el valor del riesgo asegurado; establecer si en ese caso existen argumentos de los cuales se pueda deducir que la aseguradora no tiene la obligación de restituir la prima no devengada.

De acuerdo con el artículo 1065 del Código de Comercio, <<en caso de disminución del riesgo, el asegurador deberá reducir la prima estipulada, según la tarifa correspondiente, por el tiempo no corrido del seguro, excepto en los seguros a que se refiere el artículo 1060, inciso final >>; y conforme con lo dispuesto en el artículo 1070 ibídem <<sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 1119, el asegurador devengará definitivamente la parte de la prima proporcional al tiempo corrido del riesgo (…) >>.

No está en discusión el hecho de que el seguro de cumplimiento no pueda ser revocado unilateralmente por las partes y por ende a él no sea aplicable el artículo 1071 del Código de Comercio, puesto que el asegurado (la entidad pública contratante) que celebra el contrato quedaría desprotegido. ¿De allí se infiere lógicamente que, cuando en virtud de una decisión de la entidad pública asegurada (en este caso el Ministerio de Comunicaciones) las partes lo hayan modificado para reducir el riesgo asegurado, no deba operar la regla de divisibilidad de la prima?

La prestación a cargo de la compañía de seguros consiste en amparar el riesgo, por el valor asegurado y durante el tiempo en que el mismo subsista; conforme con la regla legal de la divisibilidad de la prima, ella se va devengando en la medida en que la prestación de la compañía de seguros se va cumpliendo; y a juicio de la Sala los argumentos expuestos por la compañía demandada no justifican la inaplicación de esta regla al seguro de cumplimiento.

La compañía aseguradora afirma que la aplicación de esta regla conduciría a concluir que si el contrato asegurado se cumple antes de que termine la vigencia de la póliza, ello implicaría que la compañía debe restituir la parte de la prima no devengada; y aunque este no es el caso objeto de decisión, la Sala no encuentra absurda tal conclusión ni encuentra una justificación para tratar de manera desigual al tomador del seguro en tal caso, para que no pueda valerse la regla de la divisibilidad de la prima que la ley contempla a su favor.

Si el contratista no puede revocar el contrato y solicitarle a la aseguradora la devolución de la prima no devengada, no podrá aplicarse la regla de la divisibilidad del artículo 1070 del Código de Comercio; pero la interdicción de devolver la prima en tal caso es una simple consecuencia de la prohibición de revocatoria unilateral. De allí no puede concluirse, entonces, que el <<devengo o causación integral>> de la prima en el seguro de cumplimiento se <<dé de manera inmediata al perfeccionarse este contrato>>; esta excepción no está prevista para el seguro de cumplimiento y no existen razones para aplicarla en este tipo de seguros. Es lógico afirmar que, como el seguro de cumplimiento no puede revocarse unilateralmente, el contratista no puede hacer uso de esta facultad y consecuencialmente no puede solicitar el reintegro de la prima no devengada; lo que no puede afirmarse es que, cuando resulte lícito reformar el contrato y reducir el tiempo o el valor asegurado, no aplique la regla de divisibilidad de la prima.

Tampoco puede afirmarse que la obligación que garantiza el seguro de cumplimiento sea indivisible. Tanto el valor del riesgo asegurado es divisible y susceptible de reducción, como el término durante el cual se garantiza el cumplimiento del contrato puede resultar inferior al inicialmente previsto; tal afirmación, que sería razonable si el contrato asegurado fuera de ejecución instantánea, no aplica a los contratos de tracto sucesivo, como el que es objeto de este proceso; los contratos en los cuales las obligaciones no pueden ejecutarse en un solo momento sino que se cumplen en determinado lapso, son contratos que pueden terminar antes, caso en el cual la contraprestación de la aseguradora se habrá cumplido durante un tiempo inferior al inicialmente pactado.

 La doctrina, los conceptos y la costumbre mercantil.

“No encuentra la Sala argumentos expuestos por la doctrina o por la Superintendencia Financiera, que justifiquen la inaplicación de la divisibilidad de la prima al seguro de cumplimiento. Por el contrario, la conclusión plasmada por la Superintendencia en el concepto del 5 de febrero de 2010 transcrito por la compañía aseguradora, de acuerdo con la cual ella opera cuando se presente <<la terminación del contrato de seguro por desaparición del riesgo asegurable>>, obedece exactamente al mismo razonamiento expuesto antes por la Sala. Si la contraprestación de la compañía aseguradora no se cumplió en los términos inicialmente pactados, el tomador tiene derecho a la devolución parcial de la prima.

En relación con la falta de análisis de los testimonios ofrecidos por la compañía para acreditar la existencia de una <<costumbre mercantil>>, la Sala estima que en este caso la discusión gira sobre la aplicación de una norma legal a un contrato específico, razón por la cual, presentar testimonios de personas vinculadas a las compañías de seguro que no aplican dicha regla no es un expediente admisible para concluir que tal regla no existe o que la regla aplicable es otra. No se trata entonces de probar que determinadas compañías de seguro (porque la entidad demandante presentó certificaciones de otras que hacen lo contrario) no reintegran el valor de la prima pagada por seguro de cumplimiento, razón por la cual, no se estima necesario hacer referencias adicionales a dichos testimonios”.

Go Back