Correo Electrónico Contraseña
Registrarse |  ¿Olvidó su contraseña?




 

El anticipo. Buen manejo e inversión del anticipo. Culpabilidad de la administración por no evitar la materialización del riesgo. Exoneración de la aseguradora.
By: System Administrator on viernes, junio 14

“… el anticipo es el recurso o suma correspondiente a un porcentaje del valor total del contrato, pactado como contraprestación, que la entidad pública le entrega al contratista para que sea invertida específicamente en la ejecución del contrato y sea manejada generalmente en cuenta separada, con imposición de obligaciones relacionadas con legalización y amortización de la inversión, de suerte que el monto entregado como anticipo no ingresa al patrimonio del contratista sino cuando ha sido debidamente amortizado[1].

 

Por tanto, al permitirse que el anticipo sea manejado exclusivamente por el contratista, se genera el riesgo de que los recursos así entregados escapen totalmente de la vigilancia y control del Estado y salgan indebidamente del patrimonio público”.

 

Quedó probado en el proceso que la entidad pública autorizó para que se le trasladara a la cuenta privada del contratista los dineros correspondientes al anticipo. Frente a esto indicó la Sala: “aunque a la luz de la normativa vigente, los recursos del anticipo seguían siendo públicos en razón de su naturaleza y no ingresaban al patrimonio del contratista hasta tanto fueran debidamente amortizados por este, justificando la inversión de dichos recursos en la ejecución de las obras objeto del contrato, la entidad misma dio lugar a que los montos dinerarios entregados bajo tal concepto quedaran al mero arbitrio de la Constructora XXXX. y bajo su exclusivo manejo, el cual, finalmente, no se efectuó en debida forma, puesto que la obra no llegó a ejecutarse sino en un 12%, como lo precisó en su momento el supervisor del contrato, según lo que en tal sentido expuso el departamento de Casanare al declarar la caducidad del negocio jurídico.

"En esa medida, si, por el contrario, es el Estado quien por su propio incumplimiento da lugar a la concreción de un riesgo patrimonial en su contra, la garantía del contrato respectivo no le puede ser exigible al asegurador, puesto que la lesión patrimonial no se produjo en las condiciones previstas en la póliza, sino que fue provocada por la conducta y el arbitrio del asegurado afectado”.

 

Ver más...

 

Descargue el documento Buen manejo e inversión del anticipo. Culpabilidad de la administración por no evitar la materialización del riesgo. Exoneración de la aseguradora.

Go Back