Contratacion en Linea
Correo Electrónico Contraseña
Registrarse |  ¿Olvidó su contraseña?




 

LINKS DE INTERÉS
"Se pagó dos veces el mismo puente". "Contraloría General profirió Fallo con Responsabilidad Fiscal por $8.338 millones, por obra del Invías en Buenaventura "
By: System Administrator on jueves, junio 28
"Se pagó dos veces el mismo puente:

*Se trata de las obras de construcción del puente El Piñal, en la carretera Buenaventura-Buga, obra estratégica para el transporte de carga desde y hacia el puerto de Buenaventura.

*Del sólo valor del anticipo $2.386 millones nunca fueron amortizados por el contratista. Se pagó adicionalmente una suma superior a los $3.599 millones, por concepto de un avance de obra que nunca se entregó.

*Una obra prevista para una duración de 12 meses, sólo pudo ser terminada después de 7 años de espera, tras las irregularidades que dieron origen al proceso de responsabilidad fiscal, siendo necesaria la contratación de nuevos constructores y el giro de nuevos recursos por parte del INVÍAS, que terminó pagando dos veces el mismo puente.

*La Contraloría condenó no sólo a los contratistas e interventores de la obra, sino igualmente a altos funcionarios del INVÍAS, quienes ahora deberán responder por el detrimento patrimonial que se causó.

Bogotá, 27 de junio de 2018.- Las irregularidades que se dieron en la construcción del puente El Piñal, en la carretera Buenaventura-Buga, que hicieron que la obra proyectada para un año se culminará 7 años después y el INVÍAS pagara dos veces por la misma, derivaron en un fallo fiscal de la Contraloría General de la República por $8.338 millones de pesos contra 5 funcionarios  de esa entidad, el contratista (Consorcio Puentes CF-C-116, integrado por Construcciones CF Ltda y Construcciones Civiles y Portuarias S.A.) y la firma interventora del contrato (Consultores Civiles e Hidráulicos Ltda).

La decisión tiene que ver con la ejecución del contrato N° 3495 de 2007, suscrito por el Instituto Nacional de Vías – INVÍAS con el Consorcio Puentes CF-C-116, que comprendía la etapa de estudios y diseños para la construcción del puente, así como la entrega de la obra debidamente terminada, dentro de un plazo de 12 meses.

Sin embargo, la obra sólo pudo ser terminada después de 7 años de espera, después de que el INVÍAS tuviera que iniciar un nuevo proceso de contratación y vinculación de nuevos contratistas para la construcción del puente, y la disposición de recursos adicionales para el pago de una obra cuyos recursos ya se habían entregado al contratista inicial.

Irregularidades que dieron origen al proceso

El valor total inicial de la obra era de $7 mil 792 millones, de los cuales el consorcio contratista recibió un anticipo por más de $3 mil 808 millones.

A pesar de haberse recibido oportunamente el mencionado anticipo, por más de $3 mil 808 millones, el consorcio contratista no logró reflejar en el avance de la obra el destino de los recursos recibidos.

Como si lo anterior fuera poco, se solicitó y tramitó ante el INVÍAS el pago de $3 mil 599 millones adicionales, como parte obra ejecutada, sin que la misma se hubiera llevado nunca a cabo, generando un detrimento total por una suma superior a los $5 mil 925 millones.

La cuantía de la condena, debidamente indexada, alcanzó entonces los $8 mil 338 millones.

Condenados dentro del proceso

Por las irregularidades antes descritas, la Contraloría ha llamado a responder al consorcio contratista Consorcio Puentes CF-C-116 y sus integrantes, las empresas Construcciones CF Ltda., y Construcciones Civiles y Portuarias S.A., que recibieron el anticipo y dejaron de amortizar más de $2 mil 386 millones.

El Consorcio contratista radicó múltiples Actas de Recibo Parcial de Obra, pero todas por valor de cero pesos ($0.00). Una de estas Actas, la No. 10, fue avalada por la interventoría y funcionarios de INVÍAS, después de un acuerdo irregular donde se reconoció un pago adicional de más de $3 mil 539 millones, por una parte de la obra que nunca se realizó.

Los contratistas fueron declarados como responsables fiscales de forma solidaria y a título de culpa grave.

La firma interventora del contrato, Consultores Civiles e Hidráulicos Ltda., fue igualmente llamada a responder, ya que tenía a su cargo la vigilancia y control de la ejecución de la obra, que no se ejecutó en su totalidad. Además, se pagaron ítems adicionales como obra ejecutada que nunca se desarrollaron.

Tan sólo 2 meses antes de que expirara la vigencia presupuestal, los interventores habían participado en el Comité de Obra de la Oficina de Puentes de la Subdirección de la Red Nacional de Carreteras del Invías, donde expresamente se trató la probable pérdida de los recursos adjudicados, debido al cambio de la vigencia presupuestal, para la ejecución del Contrato de Obra N° 3495, asegurándole los recursos al contratista, así la obra no estuviese ejecutada.

Es decir, la interventoría conocía de las irregularidades que se venían presentando en la ejecución del contrato, y sin embargo aprobó las modificaciones del mismo en contravía de lo que establecía allí y en los pliegos de condiciones.

Contractualmente se tenía previsto que el porcentaje de amortización del anticipo sería del 50%, pero la Dirección del Invías y la Interventoría aprobaron que se modificara esa disposición para que el consorcio contratista sólo tuviera que legalizar el 1% de la suma recibida. Sin dicha modificación, los recursos recibidos deberían haber sido reintegrados, por tratarse de una obra no ejecutada.

Siendo labor del interventor la vigilancia de la buena ejecución contractual, así como el buen manejo del anticipo recibido por el contratista, ante la mínima amortización del mismo, no se pudo evidenciar gestión alguna por parte de la firma interventora encaminada a la adecuada ejecución contractual, contribuyendo con su omisión a la pérdida de los recursos entregados al contratista.

Funcionarios del INVÍAS fueron también condenados

El Secretario General Técnico del INVÍAS en su momento, así como el Subdirector de la Red Nacional de Carreteras fueron igualmente condenados por la Contraloría en su decisión. Se trata de los funcionarios Juan Gabriel Berón Zea y Carlos Julio Romero Antury, respectivamente.

El Secretario General Técnico no solamente fue quien suscribió el Contrato de Obra N° 3495, sino igualmente la modificación que llevó a la reducción de la amortización del anticipo del contrato del 50% al 1%.

Dicha modificación tuvo un efecto determinante en la pérdida de los recursos, toda vez que permitió la no amortización del anticipo por parte del contratista, como se desprende del informe técnico llevado a cabo por la Contraloría durante el proceso:

“…La modificación de la Cláusula Novena del Contrato  No. 3495 de 2007, realizada mediante el documento denominado “MODIFICACIÓN AL CONTRATO 3495 DE 2007" suscrita el once (11) de diciembre de 2008, tuvo un gran efecto en el porcentaje y el valor de amortización del anticipo entregado por EL INSTITUTO a EL CONTRATISTA, porque es obvio que existe una gran diferencia entre amortizar el cincuenta por ciento (50%) del valor de las Actas de Obra, como inicialmente se pactó en el Contrato No. 3495 de 2007, y amortizar el uno por ciento (1%) del valor de las Actas de Obra, como quedó después de la modificación de la Cláusula Novena, aunque la modificación realizada solamente se aplicara a las Actas de Obra que presentara EL CONTRATISTA en los meses de noviembre y diciembre del año 2008.

Como efecto de la modificación de la cláusula citada, el INVÍAS autorizó a el contratista para que no amortizara en el pago del Acta de Obra No. 10 la suma de $1.774 millones, equivalente al (49%) del valor básico de la misma, y correspondiente al período de pago del 13 de noviembre de 2008 al 13 de diciembre de 2008.

Por su parte, el Subdirector de la Red Nacional de Carreteras del INVÍAS, solicitó por escrito a la oficina asesora jurídica de la entidad, la modificación de la cláusula novena del contrato, para poder hacer efectiva una amortización sólo del 1% del valor del anticipo. Igualmente suscribió y autorizó las actas de avance parcial, incluidas aquellas donde supuestamente se recibía a satisfacción una parte de la obra que nunca fue ejecutada.

A juicio de la Contraloría, las actuaciones de los mencionados funcionarios distaron abiertamente de la ejecución idónea y oportuna del objeto contratado y, por el contrario, a través de sus acciones y omisiones contribuyeron a la pérdida de los recursos, por los que ahora están llamados a responder fiscalmente por la CGR.

Fallas en supervisión del proyecto y el contrato

También fueron condenados por la Contraloría otros funcionarios del Instituto Nacional de Vías – INVÍAS que tuvieron a su cargo la supervisión y coordinación del contrato, así como la supervisión del proyecto.

Se trata de José Libardo Santacruz Gaviria y Carlos Hernán Londoño Estrada, quienes ejercieron la supervisión del proyecto y del contrato, respectivamente, y por lo tanto tenían a su cargo el seguimiento a la ejecución de las obras, visitas de campo, la revisión de los informes de interventoría, y en general el desarrollo de todas las acciones necesarias para garantizar la efectividad de los recursos invertidos.

Los supervisores del proyecto y del contrato, además, tuvieron conocimiento y refrendaron el acta de avance de obra a través de la cual el contratista recibió $3 mil 599 millones adicionales, por una supuesta parte del proyecto que nunca había sido ejecutado.

Igualmente se llamó a responder a la Coordinadora del Grupo de Puentes de la Red Nacional de Carreteras del INVÍAS, Virginia Ramos Arenas, quien tenía a su cargo garantizar el cumplimiento de los requisitos técnicos en los contratos de construcción de puentes mediante su análisis y evaluación del progreso de los mismos.

La Coordinadora del Grupo de Puentes participó en el Comité de Obra donde se evaluó la pérdida de los recursos invertidos en el Contrato N° 3495, acta que ella misma aprobó, así como la relativa a la modificación del contrato para la amortización sólo del 1% del valor del anticipo.

Es decir, la coordinadora, conociendo la situación del contratista y el estado de la obra, participó y tomó parte de las decisiones que permitieron la pérdida de los recursos invertidos".

Fuente: Contraloría General de la República.

Go Back