Correo Electrónico Contraseña
Registrarse |  ¿Olvidó su contraseña?




 

LINKS DE INTERÉS
La claridad y precisión de las reglas del proceso de selección está a cargo de la Administración.
By: System Administrator on martes, noviembre 14

“…la claridad y precisión que se debe predicar respecto de las condiciones y las reglas que rijan cualquier proceso de selección es una carga que está en cabeza de la administración y que su estricto cumplimiento garantiza el acceso en condiciones de igualdad de todos los interesados en la contratación, así como la selección objetiva del contratista7 2 , por lo cual aquéllas se deben fijar de manera clara , precisa y completa antes de dar inicio al respectivo proceso y, si bien pueden ser corregidas, adicionadas o, incluso, eliminadas, dentro de los plazos que la ley dispuso para tales efectos y, en todo caso, en las oportunidades que garanticen el respeto de los principios de la contratación, no pueden ser modificadas posteriormente, ni siquiera cuando la intención sea, como en este caso lo señaló el Fondo, hacer más sólido el proceso de selección, pues ello va en desmedro de los principios de planeación, responsabilidad, transparencia, publicidad y el deber de selección objetiva.

Esto es así porque los pliegos de condiciones y, en este caso, los términos de referencia constituyen el medio idóneo para garantizar la selección objetiva del contratista; por ello, en cumplimiento del principio de planeación, corresponde a la administración determinar, entre otros aspectos, de manera previa a la apertura del proceso de selección los factores objetivos de selección y todas las demás circunstancias de tiempo, modo y lugar que se consideren necesarias para garantizar reglas objetivas, claras y completas que permitan que se hagan ofrecimientos de igual naturaleza. Un proceder contrario no se ajusta al principio de responsabilidad7 4 , según el cual las entidades y los servidores públicos están obligados a buscar el cumplimiento de los fines de la contratación y deben responder cuando abran licitaciones o concursos si los pliegos de condiciones o términos de referencia han "sido elaborados en forma Incompleta, ambigua o confusa que conduzcan a interpretaciones o decisiones de carácter subjetivo por parte de aquellos".

Además, en desarrollo del principio de transparencia, a la administración le corresponde velar porque sus actuaciones sean conocidas por todos los interesados de manera oportuna, lo que incluye cualquier alteración en las reglas del proceso de selección, pues de esa manera se garantiza la presentación de ofrecimientos acordes con las necesidades requeridas y, por ello, la materialización de este principio depende, en gran medida, de la claridad y la pertinencia con la que se elaboren los pliegos de condiciones, pues, como se desprende del artículo 24 de la Ley 80 de 1993 que lo desarrolla, únicamente con la consagración y acatamiento de reglas claras, justas y completas que guíen el proceso de selección es posible asegurar la escogencia objetiva del contratista.

Así, entonces, la oportunidad que tiene la administración para corregir, completar, adicionar o, en general, modificar las reglas y condiciones que rigen el proceso de selección, en procura de garantizar la escogencia de la propuesta que más se adecúe a sus necesidades, está guiada y, a la vez, limitada en razón de los principios que rigen la contratación estatal, cuya conservación se garantiza si tales reglas y condiciones se mantienen incólumes después de la fecha final dispuesta para la presentación de las propuestas, y a que de esa manera los participantes habrán podido adecuar sus ofrecimientos a lo requerido por la entidad y no serán sorprendidos al momento de la evaluación con nuevas exigencias que a esas alturas no podrían ser atendidas, puesto que ello implicaría la modificación de sus propuestas.

En consecuencia, dado que a través del denominado anexo 10 A se incorporaron al concurso criterios de evaluación que alteraron sustancialmente el contenido de los términos de referencia y que tal anexo fue expedido por fuera de los límites temporales definidos en el numeral 4 del artículo 30 de la Ley 80 de 1993, (…), forzoso es concluir que respecto de ese acto se configuró una nulidad por falta de competencia, lo cual, según lo expuesto en precedencia, impone que ésta sea declarada inclusive de oficio, como en efecto se hará, en la parte resolutiva de la presente providencia”.

Fuente: Modificación extemporánea de las reglas del proceso de selección. La claridad y precisión de las reglas del proceso de selección está a cargo de la Administración.  

Go Back